1

¿Qué es un mineral y qué una roca?

Los minerales son el resultado de la combinación de elementos cuyos átomos están organizados en estructuras geométricas estables llamadas cristales.
 
En general, los minerales suelen ser llamativos, debido a que al tener una estructura cristalizada cuentan con formas definidas que llaman la atención. Además, muchos de ellos presentan formas y colores que los han hecho ser muy apreciados por los seres humanos desde la Antigüedad.
 
Las gemas o piedras preciosas o semipreciosas como el diamante, el topacio, la esmeralda, el berilo o el rubí seguramente puedas imaginarlas talladas y encastradas en más de una joya.
 
cristales-tallados
 
Otros minerales, además de por su belleza han sido explotados por los seres humanos con fines industriales como pueden ser la galena, de la que se extrae plomo, o el cinabrio, del que se obtiene mercurio.
 

¿Qué se considera un mineral?

 
Un mineral debe ser sólido a temperatura ambiente.
 
Normalmente son inorgánicos. La mayoría de los minerales son inorgánicos, lo que significa que no están vivos ni proceden de origen orgánico. No son minerales ni el carbón, ni el petróleo, ni las resinas fósiles como al ámbar. Sin embargo, algunos animales crean conchas de mineral. En este caso, cuando el animal muere, las conchas muchas veces pasan a formar parte de rocas sedimentareas, por lo que la concha puede ser coniderada un mineral.
 
Tiene una estructura ordenada. Cuando los átomos se combinan para formar minerales lo hacen de forma organizada formando estructuras geométricas llamadas cristales. Si no siguen una estructura ordenada y son amorofos no son minerales.
 
Son de origen natural. Los auténticos minerales se encuentran en la naturaleza. Los seres humanos tienen la tecnología para combinar átomos y formar cristales en el laboratorio, pero los cristales artificiales no son considerados minerales. Ejemplos de “minerales” sintéticos o falsos son el sulfato de cobre, muy llamativo por su color azul eléctrico, o el bismuto en tolva, muy llamativo por sus colores y forma.
 
Tienen una composición química específica.

 

Actualmente se han identificado más de 5300 minerales, de los que 5070 han sido reconocidos por la IMA (Asociación Internacional de Mineralogía). Y aunque según el sistema de clasificación de los minerales de Strunz los silicatos son el octavo grupo, los silicatos son los minerales más abundantes, llegando a representar hasta el 90% del total.
 

¿Qué diferencia a un mineral de una roca?

 
Pues que mientras que un mineral es una sustancia más o menos constante y homogénea, las rocas no lo son. Las rocas están formadas por uno o varios minerales pero no poseen una estructura cristalina ordenada.
 
Rocas conocidas como cantos rodados debido a que han sido erosionadas por la acción del agua en el lecho de un rio.
 
Cuando piensas en una roca, te imaginas una piedra. Y aunque en geología no se utiliza el término piedra, para la mayoría una roca es una piedra. Con los minerales la cosa cambia, ya lo decía Hank en Breacking Bad: «¡No son piedras, son minerales!».
 
Las rocas están por todas partes, toda la corteza terrestre está formada por rocas. Y todas las rocas que hay sobre la Tierra están formadas por minerales.  En muchas rocas los cristales son demasiado pequeños para poder verlos a simple vista, por lo que son necesarios microscopios, lupas binoculares o tripletes para poder apreciar esos minerales que las componen.
 
Quizá el ejemplo más fácil de imaginar es el del granito. Seguro que has visto alguna encimera de cocina o alguna fachada de un edificio formada por “manchas” blancas, negras, y algunas brillantes. Los distintos colores son minerales diferentes, quizá hasta puedas identificar pequeños cristales de pirita.
 
Muestra de granito
 
A pesar de la gran variedad que a simple vista se puede pensar que hay de rocas, estas se pueden clasificar en tres grandes familias según su origen:
 
  Ígneas: se forman al enfriarse el magma.

  Sedimentarias: formadas por trozos de otras rocas.

  Metamórficas: son rocas que se  han formado a partir de otras debido a los efectos de la temperatura o la presión.

 

Publicar un comentario